NoticiaPatrimonio

"Una colecta estival necesaria", carta abierta del ecónomo diocesano, Luis López de Sebastián

Publicado: 05/08/2013: 3525

El 11 de agosto se celebra en Málaga la colecta Pro-templo.

“No había entre ellos indigentes, pues cuantos eran dueños de haciendas o casas las vendían y llevaban el precio de lo vendido, y lo depositaban a los pies de los apóstoles, y a cada uno se le repartía según su necesidad” (Hch. 4,34-35). Estoy seguro que nos suena a irrealidad, a “ciencia ficción”. Y nos auto-convencemos: “todo se tiene que interpretar, seguro que era una metáfora”. 

También nos parecerá una alegoría aquello de que “todos nosotros hemos sido bautizados en un solo Espíritu, para constituir un solo cuerpo” (1 Cor 12,13) y una parábola lo de que debemos entregarnos a los demás porque si no, somos “como bronce que resuena o címbalo que retiñe“(1 Cor 13,1). 

Todo el quehacer de la Iglesia de Málaga está dedicado a la actividad pastoral (sostenimiento del clero, celebración del culto, catequesis, actividad caritativa, etc). Todo lo que tenemos está puesto al servicio de los demás y por eso no tenemos reparo en pedir. Y pedir dinero. En esta ocasión pedimos para mantener y rehabilitar aquellos lugares donde se debe celebrar el culto con el debido decoro; para los salones parroquiales donde se da la catequesis a los niños, a los jóvenes y a los adultos; y para aquellas dependencias que se utilizan para aliviar y acompañar a los más necesitados. Queremos una Iglesia pobre pero no empobrecida. Solamente un dato: en el año 2012 destinamos casi cinco millones de euros para rehabilitar inmuebles (más de la cuarta parte del total). Y tenemos problemas para poder mantener en buen estado todos nuestros edificios. Por eso tengo que apelar al espíritu cristiano para que nos sintamos en la obligación de mantener nuestra Iglesia. Que el domingo 11 de agosto sea como el símbolo de que, pese a las crisis económicas y los recortes que nos impongan, estamos dispuestos a seguir ayudando. Gracias anticipadas.

Autor: Luis López de Sebastián, ecónomo diocesano