NoticiaPolítica

PODEMOS. Gil: «Hay que cambiar la Constitución»

Félix Gil, cabeza de lista por Málaga en las elecciones andaluzas · Autor: S. FENOSA
Publicado: 20/03/2015: 5282

•   «Nos limitaremos a trabajar con la gente en beneficio de todos, esa es nuestra apuesta»

•   «Hemos echado en falta el socorro de la iglesia a los necesitados en estos tiempos de crisis»

•   «España es un estado laico que está financiando religiones. Es una contradicción»

El cabeza de lista por Málaga en las elecciones del 22 M responde a las preguntas de DiócesisMálaga.

Podemos provoca mucha curiosidad debido a la cantidad de personas de perfiles distintos que lo forman ¿Qué personas componen Podemos?
Realmente, Podemos es un hijo del 15m, de la gente que salió a la calle a decir “el Gobierno no nos representa”, que fue lo fundamental de ese movimiento. Yo creo que algunos se lo tomaron a broma pero, en realidad, eso era un movimiento que se estaba formando porque se estaban haciendo las cosas mal. Y no solo no ha cesado ese movimiento, sino que cada día desayunamos con dos o tres asuntos más de corrupción. Es una tristísima situación y por eso, una organización como Podemos hacía falta. A pesar de no ser profesionales de la política, estamos dispuestos a bajar a las cloacas para lavar esto. Hemos votado los programas, la lista de los candidatos y mañana votaremos entre todos cualquier decisión, pidiendo su opinión a la gente a través de internet y de ahí saldrá una síntesis que pensamos que es positiva. Nos limitaremos a trabajar con la gente en beneficio de todos, esa es nuestra apuesta.

Su compañera Begoña Gutiérrez se planteó quitar la Semana Santa… ¿Qué opina?
Este comentario fue una tergiversación de los medios de comunicación. Suelen ser polémicas buscadas que parecen pretender la desacreditación a una organización que no solo no tiene con la iglesia ningún inconveniente, sino todo lo contrario. Es verdad que la Iglesia Católica ha tenido momentos mejores y peores, igual que los propios pastores que ha tenido la Iglesia de Málaga, pero no me parece que sea el problema de España. La Iglesia es una institución milenaria que lleva a la gente a la reflexión en muchos asuntos de utilidad. Lo que yo sí hemos echado en falta, al igual que el Papa Francisco, es que en un momento de crisis como el actual, una institución que tiene tanto patrimonio no haya salido al socorro de la gente de una forma más enérgica y es una pena.

¿Cuál es su pensamiento sobre que la Iglesia no pague IBI?
Ese dinero es de su competencia, es la que recibe esos fondos. Ese dinero va para el pago de los profesores, es el Concordato, que establece el derecho de la iglesia católica, una serie de asuntos y eso cuesta un dinero. Por eso se contratan profesores para la enseñanza de la religión y con ese dinero es con el que le paga, que se paga con fondos públicos. Eso es una situación que hay que cambiar en la Constitución, en estos momentos nos encontramos con que ya aparecen otras religiones, nos encontramos en la situación de que un estado laico está financiando religiones. Es una contradicción. Hay un principio, que el Estado es laico, la religión es un asunto que debe ocupar a sus integrantes, quienes tengan encima la responsabilidad del funcionamiento de todo esto. El patrimonio de la iglesia, que al ser financiado por el Estado y entre todos nosotros, debería ser un patrimonio público, sin embargo, tiene  gestión privada, la Iglesia. Por ejemplo, en Irlanda las iglesias, catedrales... son centros sociales, se dan misas y dentro de ésta se hacen una serie de actividades y hay un programa. Y me pregunto por qué en España no hacen esto.

Realmente estos servicios se ofrecen en cada barrio.  ¿Qué propones exactamente?

Se podrían dar unas directrices desde la Iglesia para que los párrocos tengan una visión más amplia. Es cierto que hemos tenido unos años de involución muy grande, hemos visto a la Iglesia en sentido contrario aunque ahora está el nuevo Papa. Creo que lo que hace falta es prestarle más atención al Papa Francisco, ya que las cosas que dice son muy interesantes. Pero las cosas que hace muchas veces la Iglesia Católica española, distan mucho de la realidad que está viniendo de ese mensaje en Roma. Ahora necesitamos una reforma de la Constitución muy grande, se ha demostrado que es un papel mojado en montones de asuntos cruciales como el derecho al trabajo, a la vivienda… junto a otros asuntos en los que han sido los partidos los que no han sabido manejar la situación.

¿Creen que estamos preparados para hacer una reforma de la Constitución?
La Constitución exige unos procesos muy complejos donde el conjunto de la sociedad española debe ponerse de acuerdo, como en la transición, y ahora será necesario ese asunto. Este es un asunto en el que hay que dialogar y conversar. Las elecciones generales de este año son las que configurarán un Parlamento, en el que seamos mayoría unos u otros. Si somos nosotros, estaremos en el camino de que ese proceso avance y lo haga de una forma más amplia. Y si están otros, seguramente se quedará en una reforma cosmética. Si tienes entre tus filas a personas que se han corrompido, pues las tienes que apartar. Pero aparecen otras organizaciones políticas que pueden representar ese sector social y que están creciendo mucho. Por suerte, la democracia tiene muchas maneras de resolver estos asuntos. Por tanto, no creo que este asunto sea un asunto crispado, sino que se detectarán los problemas y se presentarán soluciones para lograr un acuerdo. Tenemos, en ese sentido, un elemento esperanzador. Nosotros no tenemos muertos debajo de las alfombras, por así decirlo.

¿Qué tiene que decir con respecto a la política social?  
Nosotros llevamos a cabo varias medidas, pero la número 1 es la que llamamos "Rescate social". Esta consiste en que las personas que en este momento carecen de vivienda, alimentación, suministros... se encuentran en una situación de emergencia que no se puede aguantar ni un minuto más. Para eso hemos encontrado una ley, "La ley de las emergencias" que se usa cuando se producen catástrofes naturales. Como es lógico, estas personas se quedan sin nada y rápidamente se produce la ayuda y el socorro de las mismas. Utilizando esta norma y considerando que la emergencia existe, en este caso no por la acción de la naturaleza sino por la acción del hombre o de la mujer, pues el resultado es lo primero  que vamos a hacer. Esa cifra está cuantificada en algo más de 200 millones de euros durante un trimestre, lo que significa rescatar a la ciudadanía que se encuentra en esa situación. Es un asunto que no es muy fácil de poner en marcha.

A Cottolengo acude la gente que no tiene cabida en otro sitio.  Las Administraciones no tienen respuesta para esas personas
Entre todos hay que hacerlo. El socorro que realizan estas administraciones caritativas es fantástico, pero lo que no puede ser es que el Gobierno se mantenga de brazos cruzados. Lo que tiene que hacer es descruzarse de brazos y destinar los recursos necesarios para que no sintamos la vergüenza colectiva de ver lo que estamos viendo hoy en día por las calles. Somos una sociedad rica, podemos y es nuestra prioridad. No es una cuestión de caridad, sino de justicia. Las personas al nacer tienen una dignidad y tengan trabajo o no lo tengan, esa dignidad no la pierden; y tengan dinero o no lo tengan, hay que hacer que estos tengan esa dignidad como todos.

Según el INE, en Málaga hay un 12% de plazas vacías en las residencias concertadas. ¿Qué propuestas concretas tiene PODEMOS ante esa realidad?
La realidad es que el hecho de que Andalucía tenga un mayor porcentaje que otras Comunidades Autónomas respecto a la aplicación de la Ley de la Dependencia, quiere decir que los otros lo realizan aún peor. La forma en la que se encuentra Andalucía, los recursos que disponen y la cantidad de gente que está fuera de esta protección lo indican las cifras actualmente registradas. Si se está atendiendo a un 30%, quiere decir que el 70% está desatendida. Es decir, vanagloriarse de una carencia es muy mezquino, es vender humo. Además, del 30%  de ancianos que atienden, el 80 y tantos % restante se realiza incumpliendo la ley, ya que la ley dice explícitamente que solo de forma excepcional alguien de la familia puede atender a esa persona que necesita algo, ya que esto  se ha convertido en la norma. Es cierto que la Junta de Andalucía tiene unos recursos muy limitados, porque su financiación viene del Estado en un 80 y tantos por ciento. Si la financiación que viene del Estado es insuficiente, hace aguas por todos lados, y más si hace un mal uso de ese dinero por la corrupción.

El serio problema de la Junta de Andalucía es la falta de financiación del Estado, que aparece por el hecho de que solo pagamos impuestos algunos trabajadores, pensionistas, pequeñas empresas... Ahora, si tú eres la Duquesa de Alba, no pagas. Si tienes una fortuna superior a 1 millón 400 mil euros pagas el 1%... El agujero que tenemos es debido a que las grandes empresas, las multinacionales... que no pagan impuestos en España. Esto explica que el Estado carezca de dinero, que este no pueda mandarse a la Junta de Andalucía y que la Junta no pueda hacer lo que tenga que hacer. Necesitamos que todo el mundo contribuya en medida de sus posibilidades. En Europa trabajan con el sistema de que cuanto más ganas más pagas, totalmente contrario al nuestro. Nos dicen que aún somos monos arborícolas. La media europea de los impuestos es el 48% sobre el PIB, y en España rozamos el 40%. Eso son 80 mil millones de euros anuales que no entran en caja. Es lo legítimo y legal, ya que además sobraría hasta dinero para hacer las inversiones que hacen falta para que tengamos otra vez el tejido productivo que hemos dilapidado, porque esta llamada crisis es una estafa.

¿Qué pasa con los colegios concertados?
La sociedad tiene que utilizar todos los recursos públicos y privados para sus objetivos. Posiblemente en un momento dado en el que tú tienes unos recursos pequeños, pretender hacer colegios que sustituyan a otros que ya existan es quizás más caro que hacer lo contrario. Yo creo que hay que tener una visión mucho más racional. Por qué voy a hacer hospitales nuevos cuando los actuales no tienen personal. Esto creo que sería la misma historia, no hay que ir con criterios de que como es religioso es malo y como es público es bueno. Habrá que saber en cada momento si en ese sitio esa es la cobertura que hay, una alternativa sería cara y si no existen los recursos, no se haría. Se ha reconocido por muchos tribunales el derecho de los padres de que sus hijos vayan a escuelas con una formación católica y es un hecho. También ha habido sentencias en un sentido contrario cuando se ha planteado el tema de la discriminación por sexo que hacen algunos de estos colegios. Hay que estar pendiente de la evolución de la sociedad. Siempre se dice que la sociedad se rige en cada momento por unas leyes, y estas cambian en función de cómo cambia la sociedad. Un colegio concertado, hace 80 años era necesario, a lo mejor ahora ya no lo es.

Preguntas de Twitter:

Sin más rodeos ¿qué piensa su partido sobre la Iglesia católica y qué puntos de su programa le afectan directa o indirectamente?
La noción que tenemos de la Iglesia católica es, para empezar, la libertad de culto. Que cada uno haga lo que le parezca. Es una cosa fantástica no sólo para la religión sino para cualquier otro tema siempre que no entre en colisión con los derechos de otros. Yo creo que a partir de ahí, si entro en mi valoración personal, ahora tenemos un buen pastor en Roma pero el rebaño español parece que todavía no se ha puesto las pilas. Creo que si se pone las pilas y empieza a hacer que esa palabra de esperanza y solidaridad llegue a estas personas que administran la Iglesia en España, será una gran noticia. Estamos en un periodo de transición y es un hecho. Todo el mundo acepta que tenemos que hacer reformas.

¿Si una de las premisas principales es división de poderes, por qué estamos en democracia?
Una de las razones por las cuales hay que cambiar la Constitución es porque la independencia del poder judicial hoy está en cuestión. Todos sabemos que el Consejo General del poder judicial lo eligen directamente los partidos. El presidente de ese órgano lo es del supremo y por tanto, la contaminación que hay del sistema judicial y de su falta de independencia deriva del propio hecho de cómo esto está organizado. Eso hay que cambiarlo, nos exige cambios constitucionales. Hace falta nuevos enfoques y nuevas personas.

¿Qué le diría a esa gente que dice que si votas a Podemos vamos a acabar como en Venezuela?
Que no se dejen engañar, no tiene nada que ver una cosa con la otra. Es verdad que se nos compara, dicen que hasta se nos financia. Como pagamos los gastos que tenemos, me da risa. Tenemos un claro principio, nos pagan las personas que quieran ayudarnos.

 

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más noticias de: Política