NoticiaRecursos pastorales

Última entrevista al sacerdote Evaristo Martín Nieto

Publicado: 01/10/2013: 8580

Con motivo del fallecimiento del sacerdote Evaristo Martín Nieto, rescatamos la última entrevista que concedió a DiócesisMálaga con motivo de la celebración de la Semana Bíblica en Torre del Mar

Nos acercamos a la Semana Bíblica en Torre del Mar, que este año tendrá lugar del 30 de septiembre al 4 de octubre, de la mano de su creador, Evaristo Martín Nieto y el coordinador de los centros de formación, Gabriel Leal. Durante estos días varios profesores de teología de la Facultad de Granada y de nuestra Diócesis, hablarán sobre el Evangelio de San Juan

«La Palabra de Dios es el código de circulación para andar por la vida terrenal y espiritual» explica el sacerdote y precursor de la Semana Bíblica de Torre del Mar, Evaristo Martín Nieto. «Un hombre enamorado de Jesucristo y que lo expresa a través de su pasión por la Biblia y por los pobres» explica el director de los centros diocesanos de formación teológico-pastoral, el sacerdote Gabriel Leal.

El sacerdote abulense Evaristo Martín, cofundador de la casa de la Biblia de Madrid, director de la primera traducción al castellano de la Biblia hecha de las lenguas originales y fundador de la Escuela Bíblica de la Axarquía entre otras muchas cosas explica que «La Escuela Bíblica comenzó hace unos 24 años y poco tiempo después pusimos en marcha esta Semana Bíblica, a la que asistía mucha gente de los pueblos cercanos. Es una pena ahora que no puedo salir de casa y veo concursos de televisión en los que nadie elige el tema de religión, porque como no van a misa, no saben nada de religión. La Palabra de Dios es el código de circulación para andar por la vida terrenal y espiritual, eso es la Sagrada Escritura. Desconocer la Sagrada Escritura es desconocer a Jesucristo. 

En el año 68 hicimos una encuesta para un programa de Radio España que dirigía Bobby Deglané. Nosotros, los de la Casa de la Biblia estábamos presentes cada noche. Antes de empezar preguntamos a la gente de la calle que era la Biblia y nadie lo sabía. 

Sólo cuatro o seis personas, unos decían: eso es un libro de los curas, otros que era un libro para rezar. Cuando en realidad es la historia de la salvación del mundo. Estoy seguro de que la Semana Bíblica de este año saldrá muy bien, porque todo lo que se hace en nombre de Dios tiene que salir bien». 

Desde hace varios años, debido a la avanzada edad de Evaristo Martín Nieto, Gabriel Leal, se encarga de coordinar estas semanas junto los arciprestes de la Axarquía. El director de los centros diocesanos de formación teológico-pastoral afirma que «para mí ha sido un referente, es un sacerdote de la Diócesis de Ávila que siendo muy joven, marchó a estudiar a Roma, al Pontificio Instituto Bíblico y que inició en España junto a un grupo de biblistas lo que se llamó la Casa de la Biblia. Fueron los grandes difusores de la formación bíblica tras el concilio. Un hombre muy vinculado al mundo de la pobreza, especialmente de la cárcel, donde fue capellán. De hecho el centro de reinserción de Málaga lleva su nombre. Los que lo conocemos decimos que es un santo. 

Y es precisamente su interés por divulgar la Biblia lo que le llevó a crear en Torre del Mar una Escuela Bíblica que tiene cursos durante todo el año. Un hombre enamorado de Jesucristo y eso lo expresa en su pasión por la Biblia y por los pobres».

INVITACIÓN 

«Yo animo a todo el mundo a asistir a estas jornadas porque son una experiencia transformadora.  Uno termina pensando, sintiendo y queriendo al hilo del Evangelio. Invito a todas las personas que están cercanas a la Iglesia, aun que sólo vengan ocasionalmente, a que asistan a esta Semana Bíblica, porque es una oportunidad de acercarse a la palabra de Dios, el conocimiento de Jesucristo. Lo que Él quiere para nuestra salvación y lo que nos ofrece para madurar como personas. Invitaría incluso a los no creyentes, aquellos que no han tenido la oportunidad de conocer el mensaje cristiano. El Evangelio tiene la capacidad de enganchar a las personas, no es algo que deje indiferente a nadie».

Autor: Beatriz Lafuente