NoticiaEntrevistas

Rafael Luna: «Para mí, san Juan de Ávila es el mensaje de Dios hecho vida»

Rafael Luna, autor de "El Espíritu Santo en los sermones de san Juan de Ávila"
Publicado: 06/05/2019: 3615

Rafael Luna García (Cabra, 1967) es el autor de la obra “El Espíritu Santo en los Sermones de San Juan de Ávila”. Cordobés de nacimiento y reside en Málaga, junto a su esposa María Sierra y sus hijos, desde 2010. Esta obra es una síntesis de la tesina con la que concluyó la Licenciatura en Ciencias Religiosas

“El Espíritu Santo en los Sermones de San Juan de Ávila” es el título de su obra, ¿qué nos encontraremos en ella?

En 2012, san Juan de Ávila fue nombrado Doctor de la Iglesia y eso me impulsó a este estudio. Mi director de tesina, D. Jesús Poyato, Vicario Episcopal de la Diócesis de Córdoba, me indicó que aún no se había publicado un trabajo sobre este tema y, los que había tenían otras líneas de investigación diferente. Así que nos embarcamos, comenzando por descubrir todos los nombres y apelativos que san Juan de Ávila le da al Espíritu Santo en sus Sermones. Comencé haciendo un trabajo sobre este tema para la diplomatura y después lo continué para la licenciatura, ya con el nombramiento de Doctor de la Iglesia. El Espíritu Santo parece siempre un tema más árido pero cuando conoces a fondo la doctrina de este Santo, te sorprendes muy gratamente.

¿Alguna conclusión que pueda compartir con los lectores de esta publicación?

Para empezar, que san Juan de Ávila, siendo un maestro eclesial del siglo XVI, tiene total vigencia en el siglo XXI, por la sencillez con la que trata cualquier tema, incluso al Espíritu Santo. Sus Sermones están dirigidos a personas reales. En ellos muestra casos concretos de seglares, religiosas, sacerdotes… que siguen siendo los casos que vivimos hoy día. A veces puede uno pensar: “¿qué me va a decir a mí un santo de hace tantos siglos?” Pero es un santo superactual.

¿Qué se ha quedado en usted impregnado de san Juan de Ávila?

Del santo me ha quedado que es un hombre brillantísimo, con una humildad asombrosa. Es un ejemplo de trabajo y de humildad. ¡Con todo lo que escribió y con todos los santos con los que se relacionó: santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, san Juan de Dios (que se convirtió escuchándolo a él)…! Y la vida de sencillez y humildad que llevó. Quisieron darle cargos pero él siempre dijo que no, que era un sacerdote entregado a su pueblo. Siendo de familia rica, todo lo que heredó se lo dio a los pobres y celebró su primera misa con 12 pobres que recogió de la calle. Para mí, san Juan de Ávila es el mensaje de Dios hecho vida. De él te asombra todo.

¿Qué ha supuesto para usted estudiar la Licenciatura en Ciencias Religiosas?

Ha sido un proceso laborioso. Cada día recorría 150 km, para ir y volver a la sede de la Universidad de San Dámaso en Córdoba a las clases. Tenía mucho interés por profundizar en mi fe. Y ha sido una experiencia maravillosa, todo un proceso de reconocimiento de la Iglesia como madre, así nos habla el Santo de Ávila de ella. Me llama mucho la atención que nunca se dio a la crítica destructiva, a la que cada vez nos damos más. En mis años de estudio he conocido a un grupo de personas maravillosas, con las que todavía me sigo reuniendo. He comprendido muchas cosas y soy consciente de que siempre es mucho más lo que me queda por conocer.

Encarni Llamas Fortes

Encarni Llamas Fortes es esposa y madre de tres hijos. Periodista que desarrolla su labor profesional en la Delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga. Es Bachiller en Ciencias Religiosas por el ISCR San Pablo y está realizando el Máster de Pastoral Familiar del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

enllamasfortes