NoticiaPatrimonio

La rehabilitación de la Iglesia de la Divina Pastora

Publicado: 10/03/2018: 2502

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el obispo de Málaga, Jesús Catalá, han visitado la mañana del sábado, 10 de marzo, la iglesia de la Divina Pastora, en el barrio de Capuchinos, para conocer el avance de las obras de rehabilitación de este recinto eclesiástico que se está llevando a cabo con la cofinanciación entre el Ayuntamiento y el Obispado.

La rehabilitación de la Iglesia de la Divina Pastora, entre ayuntamiento y Obispado, saca a la luz valiosas pinturas murales del s. XVIII

La iglesia de la Divina Pastora y Santa Teresa de Jesús de Málaga ha recuperado el esplendor de siglos pasados gracias a la labor de reparación de su interior que ha desarrollado durante el último año la Oficina de Rehabilitación Urbana del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) en coordinación con el Obispado de Málaga. Una intervención que ha supuesto una inversión total de 279.425,17 euros: el Consistorio se ha hecho cargo del coste de la obra que asciende a los 259.901,85 euros, y la entidad religiosa de los honorarios técnicos, 19.523,32 euros.

Durante la visita al templo D. Jesús Catalá ha destacado la importancia de la colaboración entre las distintas instituciones y ha agradecido la colaboración del Ayuntamiento de Málaga. Catalá ha explicado que «llevamos ya restaurando cerca de diez años, empezando por la instalación eléctrica y las distintas fases que han permitido recuperar la totalidad del edificio. Las pinturas que han salido a la luz eran desconocidas, por lo que quiero felicitar a los técnicos que han llevado a cabo esta restauración».

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha mostrado su satisfacción por la restauración y ha recordado que han aprovechado este tiempo para restaurar las imágenes del templo que pueden verse actualmente en ArsMálaga Palacio Episcopal.

El templo fue edificado en la primera mitad del siglo XVII por los frailes menores capuchinos en el cerro en el que se hallaba la ermita de Santa Brígida. Se inauguró en el año 1632. En 2006, la Oficina de Rehabilitación del IMV llevó a cabo la reparación y mejora de la fachada tanto de la iglesia como del colegio anexo, actualmente regentado por la Fundación Victoria, del Obispado. Con la dirección del arquitecto técnico Pablo Pastor, se puso en valor el aspecto externo del edificio que, no obstante, seguía presentando carencias en su interior.

En 2014, el Obispado decide acometer la sustitución de todas las cubiertas debido al elevado grado de deterioro que presentaban, según proyecto del arquitecto Adolfo Godina y con un coste de 324.186,89 €. Y finalmente en 2017 se impulsó la ejecución de una intervención integral de reparación de todo el interior. Esta última actuación, también bajo la dirección técnica de Pablo Pastor y desarrollada por la empresa Edificaciones Castelló, ha servido para terminar de recuperar un templo caracterizado por varias singularidades artísticas y arquitectónicas.

La iglesia volverá a abrir al culto a lo largo de esta próxima primavera una vez que finalicen las labores para culminar las obras de reparación de su interior, así como para disponer del equipamiento necesario para reanudar las celebraciones religiosas.

Características de la Actuación 

Las obras de reparación del interior arrancaron en julio de 2017. El edificio se encontraba afectado fundamentalmente por el mal estado que presentaba la solería y los revestimientos debido a la humedad y a la carencia de una base firme de sustentación de sus suelos. 

Los trabajos han consistido en la renovación de todo el pavimento tanto de la iglesia como de algunas de sus dependencias anexas, como la sacristía y el pasillo que la recorre lateralmente. En la iglesia se ha aplicado un nuevo pavimento de mármol en tonos blanco y rojo, y se han reparado todos los camarines de la nave lateral situada junto al convento de las monjas clarisas, abriendo en uno de ellos las ventanas laterales originales que daban luz natural a las imágenes contenidas en estos espacios.

Se ha renovado toda la instalación eléctrica y de megafonía, disponiendo una nueva capilla bautismal en el arranque de la nave lateral sur, más próxima a la entrada. Ello ha implicado el traslado de los restos del sacerdote Juan Estrada Castro, primer párroco de la iglesia, junto al retablo que contiene el busto del Cristo de las Lágrimas. También se ha aplicado un nuevo revestimiento de revoco de cal en los paramentos de la sacristía y el claustro lateral, en el que se ha colocado un suelo a base de ladrillo cerámico colcado en espigas, muy similar al que existía originalmente en la iglesia y sus claustros adyacentes.

El pozo de uno de estos claustros, convertido hoy en patio, ha recuperado su primitiva disposición, lo que contribuirá a paliar el problema de humedades que ha presentado la edificación en los últimos años. También se ha restaurado la carpintería de varias puertas, algunas de ellas datadas en el siglo XVIII. La sustitución de la solería dejó al descubierto la estructura muraria de la ermita de Santa Brígida, ocupando parte de la actual nave del Evangelio y claustro.

Destacada recuperación pictórica

Pero, posiblemente, la intervención más singular de todas ha sido la recuperación de las pinturas murales que decoran gran parte del interior del templo y que lo convierten en un ejemplo único en su género de los edificios religiosos y civiles de la capital que poseen este tipo de decoración barroca, fundamentalmente en sus muros externos.

Esta labor, realizada por la restauradora Gloria Pérez Fernández y su equipo de colaboradores, ha permitido sacar a la luz la decoración de dos bóvedas de la nave lateral norte formadas por ángeles y motivos vegetales sobre fondo de color rojizo, en el caso de la capilla que ocupa actualmente la Cofradía del Prendimiento, y por una representación de la escena del Carro de Fuego de San Francisco de Asís, en el tramo de nave de la capilla adyacente, y que con toda seguridad perteneció a la Venerable Orden Tercera de San Francisco de Asís.

Además, en base a la documentación aportada por esta Congregación, es la única que posee cripta de enterramientos, encontrada durante las obras. En esa escena, plasmada con un gran dominio de la perspectiva, aparecen un grupo de frailes capuchinos que, junto a un templo, posiblemente inspirado en la primitiva configuración del convento malagueño, admiran extasiados la presencia de San Francisco de Asís sobre un carro de fuego tirado por cuatro caballos. Se trata de un episodio de la vida de este santo que cuenta que una noche en que los varones de Asís dormían en una iglesia de la ciudad, San Francisco decidió salir a orar. De madrugada, entró por la puerta un carro de fuego de admirable resplandor que dio tres vueltas al cuarto donde se encontraban descansando los frailes. Sobre el carro se alzaba un globo semejante al sol que iluminaba la oscuridad. Los frailes quedaron atónitos al ver encima a San Francisco, que tenía el corazón iluminado con una luz radiante. Los testigos de este hecho lo interpretaron como una muestra de santidad. 

Igualmente destacan las pinturas murales aparecidas en los muros y el techo de la nave central de la iglesia. Llaman especialmente la atención los escudos enmarcados en una hojarasca de llamativas tonalidades que presiden las paredes laterales del altar mayor (uno de ellos perdido por la apertura de una ventana), las cenefas de rocalla que enmarcan los arcos que componen el techo de la nave y los huecos de los ventanales que la iluminan, los escudos de armas del regidor Baltasar Bastardo de Cisneros (patrono del convento) en los dos arranques del arco toral y la inscripción caligráfica de gran formato que recorre la cara frontal de este arco y en la que puede leerse: ‘Ecce beatificamus eos qui sustinuerunt’. Se trata de una frase contenida en una epístola del apóstol Santiago (capítulo 5- 11) que puede traducirse como "Fíjense que llamamos felices a aquellos que fueron capaces de perseverar" o “Aquí honramos a aquellos que perseveraron”. El beato capuchino Fray Diego José de Cádiz la empleó en uno de sus famosos sermones: “Todo con la paciencia se consigue, los efectos de nuestra oración, la perfección de nuestro sufrimiento, y la suerte bienaventurada de nuestras almas: Ecce beatificamus eos qui sustinuerunt. ¡Oh! ¡qué hermosa es esta virtud, y quán digna de nuestras atenciones para ganar con ella el cielo!” (‘Colección de sermones y otras obras del P. F. Diego José de Cadiz’, Madrid, 1799).

Como indican desde esta Congregación, es muy posible que este afamado beato capuchino, que perteneció al convento de Málaga desde 1771 hasta 1788, mandara decorar de este modo la austera arquitectura de la iglesia capuchina de Málaga. Fue precisamente en la segunda mitad del siglo XVIII cuando más proliferaron este tipo de pinturas murales en los edificios malagueños, ocultadas décadas después con capas de cal por motivos de higiene.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga