NoticiaColaboración

Arde Notre Dame

Notre Dame antes del incendio
Publicado: 17/04/2019: 1491

El periodista Manuel Montes reflexiona sobre el incendio de Notre Dame

A media tarde del Lunes Santo una noticia escalofriante inundó los medios. Ardía Notre Dame.

Inmediatamente se me vino a la memoria aquel otro Lunes Santo en el que toda Málaga se sintió consternada por el incendio de un famoso almacén del centro de la ciudad. Aquél día -no tendría yo ni una docena de años- pudimos observar como los componentes de la Banda de los Bomberos abandonaron el recorrido oficial para incorporarse a su trabajo, mientras las calles de Málaga se llenaron de pavesas desprendidas del incendio, que pusieron un dramatismo añadido a la gravedad del suceso.
       
Pero volviendo a la actualidad, una de las maravillas del gótico, la Catedral de Notre Dame en Paris, que inició su construcción hace casi novecientos años, ha perdido en un incendio toda su techumbre, el cimborrio, la aguja y un montón de sus tesoros aun no evaluado. Ya sufrió otro incendio en el siglo XIX y sobrevivió a la Revolución Francesa y a dos guerras mundiales sin ningún daño.

Las catedrales arden. Supongo que por sus viejas estructuras de madero y de plomo, así como la proliferación de cirios y de humos. Gracias a Dios se han salvado las dos torres y el Rosetón –mi imagen preferida de Notre Dame- así como una serie de tesoros religiosos y de todo tipo que se encontraban entre sus paredes.
   
Hace varios años tuve la oportunidad de visitar la catedral de Colonia, otro templo gótico que se comenzó a construir en el siglo XIII y aun está rodeado de picapedreros que tallan bloques para completar su estructura. Este templo también ha sufrido incendios en diversas ocasiones y quedó parcialmente destruido en la segunda guerra mundial.

Ante esta situación se nos enciende la lucecita de la fe y nos lleva a las palabras de Jesús de Nazaret. Él habla de la destrucción del templo –cosa que había sucedido anteriormente en varias ocasiones-. En el año 70 de nuestra era se destruyó por última vez y solo queda en pie el Muro de las Lamentaciones. Cuando Jesús habló de su reconstrucción en tres días se refería al espacio que medió entre su Muerte y su Resurrección Gloriosa. Como tantas otras veces… no le entendieron.

El incendio de Notre Dame, quizás uno de los templos más significativos de la Europa Católica junto al Vaticano y la catedral de Santiago, tiene una lectura muy significativa comparable al deterioro de la fe de los europeos. Unos países que están manifestando un interés más acendrado en el tener que en el compartir; en lo humano que en lo divino.

Hay un incendio generalizado en el seguimiento de Jesús de Nazaret, aunque se siguen manteniendo muchos signos externos. Nos preocupamos mucho más de la torre de nuestra Catedral o del recorrido de las Procesiones de Semana Santa que del problema de los emigrantes o la pérdida de valores en las familias sacramentalizadas pero exentas de vivencias consecuentes con dichos sacramentos. Estamos más dedicados a las formas que al fondo.

Gracias a Dios Notre Dame será reconstruida, muchas fortunas se han prestado para ello y volverá a vivir su esplendor y belleza. Le pido a Dios que aprovechemos esta Semana Santa para reconstruir en nuestra medida el Cuerpo Místico de Cristo presente en el hermano que sufre y en una humanidad con escasos valores positivos. Feliz Resurrección el próximo domingo de Jesucristo en cada uno de nosotros. Y en especial de esa vieja Europa que se muere de éxito y de abandono de lo trascendente...

Manuel Montes Cleries

Manuel Montes, casado, ocho hijos y 18 nietos. Profesor Mercantil. Licenciado en Comunicación Audiovisual. Doctor en Periodismo desde junio de 2012. Pertenece al Movimiento Diocesano de Cursillos de Cristiandad. Escribe “La Buena Noticia” en diversas publicaciones digitales y participa como colaborador en diversos programas de radio y televisión.

m.montescleries@telefonica.net