Publicado: 09/04/2013: 1580

Estamos como estábamos; unos, mirando al soslayo sobre el hambre y la miseria de los que sufren tanto en el llamado tercer mundo como en el mismo primero. Otros a punto de hacer estallar la Tierra.

Corea del Norte juega al victimismo. Es la fórmula habitual de los sistemas totalitarios para sobrevivir. Corea del Norte es un superviviente nato; el retazo de cierto pasado que propuso la redención de la humanidad mediante una determinada forma de hacer política. No resalto al comunismo como un cúmulo de males y al liberalismo y la socialdemocracia como todo lo contrario. Aquello es materialismo. Esto también. Vivimos una cultura occidental donde sólo el poder adquisitivo define al ser humano. En el otro lado, el Estado establece los valores y hasta las biografías de los individuos; con lo que ahorra compra juguetes atómicos para ahuyentar algún hipotético enemigo. Pero no existen enemigos excepto los que se derivan de la misma naturaleza del sistema.

El comunismo necesita vivir en emergencia permanente o se desintegra. Nadie comprendió mejor que Lenin ese aspecto de la propuesta marxista. La angustia del ataque mantiene la alerta; solo una vida de trinchera impide pensar en ese mañana venturoso que no acaba de llegar. El comunismo sigue esperando, en medio de la cárcel, la aparición “del hombre nuevo” , aquel que, como dijo el poeta Gradov, vive pendiente del bienestar de todos los demás. En realidad es el mundo el que vive encallado en un contrasentido, en una especie de antigüedad revestida de progresismo. O se es liberal-socialdemocrata o comunista. Los dos sistemas nacieron en el siglo XIX y se les nota la vejez por todas partes. Nada hay moderno. Nada hay ilusionante. Los sistema políticos, atravesados por la corrupción y sus propios andrajos, se deshacen ante el escepticismo de las nuevas generaciones que no creen en ellos, que ni siquiera los comprenden.

Tanto el liberalismo como el socialismo real se presentaron como la buena nueva de un futuro que había roto definitivamente las ataduras supersticiosas del pasado. Estamos como estábamos; unos, mirando al soslayo sobre el hambre y la miseria de los que sufren tanto en el llamado tercer mundo como en el mismo primero. Otros a punto de hacer estallar la Tierra. Es el corazón, el “yo” profundo del hombre el que debe cambiar. Sólo Jesus puede hacerlo.
 

Autor: José L. Navas


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo