Publicado: 29/07/2013: 1328

Hay muchas cosas en el alma humana que no dependen del riego sanguíneo ni del comportamiento de las células

Es cierto; la muerte llegó a bordo de un tren.

Este año no han sonado gaitas en honor del señor Santiago. La plaza del Obradoiro está abarrotada de lamparitas fúnebres. Han colocado el epílogo de la fiesta antes que el prólogo. 

Se acabó la vida que une entre sí dos momentos del espacio. Aquella que es larga, ancha, alta… Pero hay otra vida que sueña, llora y, sobre todo, ama.. ¿Muere también? Creo que no. Los deseos poseen a la vida no al revés. Cada uno de los habitantes del tren de la muerte corría ya a cuatro kilómetros de la estación. Cada uno; que conste. Quiero decir que sentían la llegada de forma distinta; a su manera. El ser humano es singular por naturaleza. Por eso Jesucristo llama de uno en uno: Ven Pedro; sígueme, Mateo… El amor es así, único, individual. Luego, desde su singularidad se proyecta a lo general. A los hijos, por ejemplo. Pero siempre germina en alguna parte donde aún no han llegado biólogos ni psiquiatras. Por eso no creo que esa riqueza desaparezca en cuatro kilómetros. No puede haber cuatro kilómetros entre la vida y la muerte por muy deprisa que vaya la locomotora. Iban a cuatro kilómetros del final. ¿Del final de qué? Todo es una paradoja, un disparate. Morían a velocidad de segundero pero, de momento, seguían vivos. Es apasionante esa película de cuatro kilómetros. ¿Supieron algo inédito? Dicen que la pre-muerte trae relatos nuevos al conocimiento. Ellos vivían el último contrasentido, la paradoja final: se iban por los agujeros de la velocidad mientras preparaban el equipaje y las ilusiones para la llegada.

La muerte de un ser humano no puede ser una suspensión definitiva de la vida. La vida humana está compuesta de elementos inmortales. Hay muchas cosas en el alma humana que no dependen del riego sanguíneo ni del comportamiento de las células: son cosas que están más allá de los puntos cardinales; por eso, no pueden morir con la muerte. Ya digo, veían que llegaban y, en realidad, se estaban yendo. Con toda seguridad, viven.
 

Autor: José Luis Navas


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo