Entrada al campo de concentración de Auschwitz
Publicado: 02/02/2015: 1046

Hace ahora setenta y ocho años de aquel día en el que las tropas aliadas entraron en Auschwitz. En toda Europa se ha conmemorado con diversos y emotivos actos. No ha faltado la presencia de prisioneros supervivientes que cuentan sus tremendos e inexplicables sufrimientos de entonces.

Nadie ha podido explicar Auschwitz. Ninguna razón ha podido dar cuenta de los motivos de su existencia. Es que los razonamientos terminan en el ámbito metafísico de la maldad. A partir de ahí todo es difuso. La maldad no cabe en los estrechos límites de una explicación.

Auschwitz es un enigma. Y, como todas las oscuridades y misterios se lleva mal con la soberbia. Al hombre actual le cuesta trabajo aceptar que algo se le escapa. La soberbia es el mal antiguo que nació en el Paraíso cuando los humanos quisieron ser como dioses. La mitología griega lo ha transmitido, como tantas otras tradiciones, bajo el denominado “sueño prometeico”. Prometeo quiso robarle el fuego a los dioses del Olimpo y fue castigado. 

Las ideologías vigentes o, mejor dicho, los girones ideológicos que perviven desde la Ilustración, quisieron dotar a los seres humanos de la llave de todos los poderes, las de sus propios destinos y los del mundo. Nada, nadie hay sobre la voluntad humana. Y la maldad, siempre en las fronteras existenciales de este ser débil y poderoso, imperfecto y magnifico, hecho a imagen de Dios y proclive a todas las bajezas, entró de lleno en el espacio de nuestra vida.

¿Por qué Auschwitz? La maldad  siempre pugna. Algunas veces alcanza cotas de gran altura y encharca la vida. Cuando la maldad densifica su poder se hace tan irrespirable como indefinible mediante lenguas humanas. Es que todos sus elementos solo admiten versiones diabólicas; el sueño antiquísimo de Prometeo.

Ahora mismo coexisten un montón de Auschwitzs. Ahí, a un rato de camino, millones  de niños viven muriéndose cada minuto, sus madres no tienen leche en los pechos. Sus madres… Ya digo, la maldad lo encharca todo y no tiene explicación. ¡Nada, no la tiene!


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo