BlogsTrending topic

Una sola base

Publicado: 16/02/2015: 816

La corrupción es el vertedero de la democracia. Y conviene no olvidar que la democracia, al fin y al cabo, consiste en bajar, de la ilusión a la tierra, los siempre inacabados ideales de igualdad y fraternidad. Me refiero a esos paradigmas que deseamos llevar al supermercado y a la tabernilla de la esquina, al sitio donde se echa el cigarro y una conversación; o sea, “al día a dÍa de todos los días” que dicen en los mercadillos pueblerinos. Por eso, la corrupción encharca todo lo que alcanza la convivencia. 

España, que se prepara para afrontar nada menos que cuatro responsabilidades electorales en solo un año, camina hacia ellas con barro hasta el cuello. Nadie sabe donde está la solución con independencia del griterío habitual y la acusación directa o indirecta de cada uno al vecino de al lado.

Bueno, algunos no se quedan en eso. Intentan dar luz. Acabo de oír a un conocido político sabedor, al parecer, de los secretos de la ciencia educativa, que aporta una solución; educar en valores democráticos a la sociedad, desde los colegios y universidades, hasta los Medios de Comunicación. Suena bien. Ocurre, sin embargo, que para educar en valores es necesario tener muy claro cuales son esos valores y demostrar su incuestionable validez universal, ¿existen?

Nuestra sociedad se deshace moralmente en una pluralidad de ofertas centradas en el beneficio, dinero y placer. Y los valores a los que nos referimos cuando hablamos de “valores” entrecomillados, no son los mismos. Es que esos “valores”  generales y entrecomillados, no están de moda;  han sido transmitidos desde el evangelio, diga cada “quisque” lo que quiera y, con mayor o menor tibieza, están escritos en el alma del pensante.

Por otra parte, cualquier valor es un freno inadmisible a la libertad sin límites que se predica desde cualquier instancia y cuyo motor es la soberbia.

La soberbia, ese mal antiguo que nos privó de la amistad y compañía de Dios, ha ejercido siempre de dinámica social, pero ahora lo hace desde la más elemental base humana. Hemos roto muchos tabúes, descortinado misterios, desarraigados supersticiones, revelado arcanos científicos. Nos creemos, por fin, los verdaderos dioses ofertados por el Mal en el Paraíso.

En fin, si necesitamos educarnos en valores, debemos tener en cuenta que todos juntos no tienen más que una base: la HUMILDAD. 


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo