BlogsTrending topic

Mosaico postelectoral

Publicado: 28/05/2015: 818

Es evidente que cuando Podemos se “encaste” ingresará en la “casta” y perderá su virginidad primitiva. Y es que, en política, hasta los más limpios sufren salpicones. Por el momento, la formación de Pablo Iglesias se ha presentado en la vida pública a través de “terceros interpuestos”, léase señora Carmena o Ada Couso. por ejemplo. Ahora le toca dar la cara. No tiene más remedio; ha llegado el momento de “encastarse”. La época de la infancia feliz, inmaculada y vociferante ha terminado.

El pueblo soberano marca un tablero difícil. Ha puesto en evidencia la necesidad de los intercambios; PSOE – Ciudadanos o PSOE- Podemos. Lo primero, dejaría al PP solo y tiritando ante la calle y ante sí mismo que es la peor de las soledades. Lo segundo, “encastaría” a Podemos para toda la vida y le quitaría al PSOE su mensaje socialdemócrata y europeista.

Ya digo, las cosas están difíciles. Ah, y sobre todo, late el enigma de la abstención que ha sido mucha. ¿Quién la forma? Para algunos, la derecha de toda la vida deseosa de castigar al PP que no ha cumplido sus promesas preelectorales o, al menos, no las ha cumplido con la nitidez que las prometió. Creen, sin embargo, que, cuando lleguen las decisivas generales abandonará su letargo y acudirá en auxilio su partido natural. No es verdad o, al menos, no lo es del todo. La abstención también está formada por votantes de las izquierdas naturales e intelectuales hastiadas de unos y otros, más gentes de toda procedencia que han dejado de confiar en los políticos. ¿Entonces?

Quizá sea España, más que ninguna otra nación europea, donde se patentiza con toda claridad la orfandad del futuro. Izquierda y derecha no son otra cosa que localizaciones espaciales que acarrearon en su día una manera de autogestión social sin referencia con Dios. Las dos, por difícil que resulte aceptarlo, han fracasado. Hoy son puros trámites administrativos; los pueblos se alimentan de sus restos porque no tienen otra cosa a mano. No se ha inventado nada nuevo que sustituya a lo conocido y manoseado.

Podemos emergió con un mensaje nuevo y, paradójicamente olvidado en un bucle de la historia, su vocabulario y gestos indicaban una procedencia del primer marxismo, aquel que aún no estaba incardinado ni en la derecha ni en la izquierda. Por eso, puede decir, sin miedo al cinismo, que no estaba en ninguno de esos lugares. El marxismo tuvo siempre una asignatura pendiente, transformar al ser humano desde su natural egoísta hasta convertirlo en solidario: ¿cómo se fabrica ese hombre nuevo que soñó Marx? Es evidente que no se ha dado con la tecla. Después de dos siglos de sangre y convulsión, estamos donde estábamos. Sigue en pie el mismo humano “capitalista” ansioso de poder y dinero; o sea, el de siempre.

Perdónenme que insista, pero solo el Señor Jesucristo puede transformar al hombre, convertirlo en “otro” mediante la acción del amor que en un encuentro con Él se hace sentir en el corazón. La proximidad con Él produce amor al del amor; el Señor Jesús hace al hombre capaz de amar y en el amor está la clave de todas las cosas. Solo ahí.


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo