BlogsTrending topic

Y llegó el Papa

Llegada del Papa Francisco a Cuba
Publicado: 20/09/2015: 652

La visita del Papa a Cuba se produce en medio del inevitable esplendor audiovisual que nuestra sociedad extrovertida pone en todas su cosas. Sin embargo, y por encima de lo que pudiéramos llamar “vistosidad mediática” hay una realidad de la que no se habla.
Cuba fue un  “grito” comunista instalado en el mismo corazón de la América deprimida y liderada por unos cuantos caudillos vocingleros a las órdenes “económicas” del liberalismo  Estadounidense. Sin ánimo de entrar en polémicas, quisiera pedirles a mis lectores una visión reflexiva y desapasionada de la Historia del mundo. Y una respuesta, también desapasionada, ¿Cuándo ha existido una situación diferente? O, dicho de otra manera, ¿En qué momento del desarrollo de los pueblos se ha dado un caso- uno solo- de solidaridad entre los fuertes dominadores y los débiles dominados? Nunca. Por ejemplo, los europeos depredamos África hasta convertirla, toda ella, en una colonia a nuestro servicio.
Para que el ser humano se convierta en “benéfico” como prometieron las grandes revoluciones de la Ilustración,  se necesita la intervención del Espíritu  Santo. Solo Dios puede cambiar al hombre para que deje de ser, como definió el filosofo Hobbes, “un lobo para el hombre”
El Marxismo quiso hacerlo. Muchos de los seguidores del marxismo  ignoran, o quieren ignorar, que Carlos Marx no propuso una revolución. Marx no dudo en declarar que las revoluciones son ineficaces; si triunfan, los que estaban abajo pasan arriba y los de arriban caen. Al cabo de un siglo, todo sigue igual. En consecuencia, Marx propone una revolución nueva; una revolución interna. O sea, la creación de un nombre nuevo denominado “Homo Faber”
En este sentido, el comunismo fue un autentico reto a Dios. O sea, pretendió transformar el egoísmo del hombre natural en solidaridad y fraternal.
En donde llegó el marxismo se implantó una erradicación de todo sentimiento religioso. Hubo un proceso de “desacralización” para abrir paso al “gran milagro” de la fraternidad. Un impulso para “despertar” a la humanidad adormecida y,  mediante la“Dictadura del proletariado” convertirla en poco menos que angélica.  El poeta Gradov definió a la nueva sociedad como “aquella en la todos estén interesados en el bien de cada uno y cada uno en el bien de todos los demás”
Cuba ha sido durante muchos años un verdadero grito marxista en el corazón de América. Ahora recibe alborozada a quien va a hablarles de Jesucristo. Dos Papas anteriores han hecho lo mismo..
Sé que muchos dirán que el marxismo cubano no ha cambiado a sus gentes por culpa del imperialismo del norte. Es verdad. Pero insisto, ¿dónde no?  ¿Quién lo impidió en el caso de la Unión Soviética? Solo Jesucristo. Sólo el Señor Jesús puede cambiar al hombre


José Luis Navas

José Luis Navas, Periodista. Fue jefe de informativos en Radio Nacional de España y Radio Cadena Española; Director de RNE en Málaga, Delegado Territorial de RTVE en Andalucía. Puso en marcha el blog "Trending topic" el 15 de noviembre de 2012 y lo ha mantenido hasta días antes de su fallecimiento, el 13 de noviembre de 2015.

Comentar artículo

Título de un comentario. Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis, Noticias o Html/Varios

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Este bloque solo estará disponible en los artículos de tipo BLOG y no en los de Diócesis

Nº 2 |  Nombre de usuario (08/01/2014 15:02)

DENUNCIAR COMENTARIO

Comentario:

Nombre:

Email:

 

 

La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario.

RECUERDE:
- Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a la Diócesis de Málaga
- No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.
- La Diócesis de Málaga se reserva el derecho de eliminar comentarios inadecuados.
- No dude en avisar de posibles comentarios inadecuados.
- Los comentarios podrán ser reproducidos textualmente en otras publicaciones de la Diócesis.

Compartir artículo