Ayuda a la Iglesia Necesitada

Una joven africana junto a un crucifijo mutilado
Carlos Carazo, subdirector de la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada // S. FENOSA